Se acabó la Navidad. Algunos se habrán levantado con pena y otros con ganas ya de volver a la rutina.

Lo que está claro, tanto para unos como para otros, es que hay que ir retirando la decoración navideña, el árbol, el belén, los vinilos de las ventanas…ese papá noel olvidado 🙂

En el post de hoy os traigo un truco para quitar los vinilos. Aunque parezca que no, retirar los vinilos de la pared es muy fácil. Sólo tenemos que tirar con cuidado despacio para despegarlos, como si quitásemos una pegatina. Si por algún casual no podemos despegarlo podemos seguir este pequeño truco. Siguiendo este pequeño truco los quitarás en unos minutillos sin dejar rastro y sin dañar la pared.

hay que darles con calor a los vinilos decorativos para quitarlosEl truco es: DARLES CALOR. Con un secador de mano valdrá. Es lo mejor para retirar los vinilos. Hay superficies dónde es más fácil, por ejemplo en cristales o espejos, ahí parece que no hay problema porque no podemos dañar la superficie, pero en la pared o en los muebles siempre da más miedo por si se levanta la pintura.

Pues no tengáis miedo. Sólo teneis que aplicar calor con el secador de mano a una esquina del vinilo y a una distancia de 10cm. Al cabo de unos segundos veréis que el material se va “como derritiendo”. Se vuelve más blandito, y es entonces cuando podemos comenzar a levantarlo y  despegarlo con cuidado. Esto sucede porque al darle calor el adhesivo del vinilo se calienta y pierde adherencia.

Por eso, muchas veces, se recomienda no pegar los vinilos muy cerca de calefacciones o zonas de mucho calor, porque con el tiempo, ese calor cercano puede hacer que se despeguen.

Para retirarlo completamente, seguiremos dando calor a la vez que despacio vamos retirando el vinilo.

IMPORTANTE: Hay que dar calor a la vez que vamos retirando el vinilo. No demos calor directamente sobre el vinilo sin despegarlo, porque podemos hacer el efecto contrario. Que el adhesivo se reblandezca y se pegue más a la pared. Siempre dar calor a la vez que retiramos el vinilo.

Evitar los típicos tirones cuando queda poco, pensando que “ya está, un pequeño tirón y lo quito”. Mejor ir poco a poco, dándole calor y él solo se irá yendo, así evitaremos dañar la pared, o el mueble donde lo hemos colocado.

¡Y listo! Ya hemos retirado los vinilos, sin dañar la pared ni dejar rastro. Ahora podemos pensar en poner otros 🙂

www.nicolasito.es